Escribir a mano desarrolla la inteligencia y la memoria

Agencia de Noticias UN

Aunque por la pandemia han primado los teclados, la escritura manual es un ejercicio que contribuye a estimular las funciones cognitivas de las personas.

En palabras de la profesora Silvia Cristina Duarte, terapeuta ocupacional y directora de Bienestar de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), no se debe olvidar que escribir a mano refuerza habilidades sociales y factores clave en los primeros a√Īos de vida.

En ese sentido, record√≥ un an√°lisis de datos adelantado entre 2008 y 2018, seg√ļn el cual cuando se escribe a mano se conectan muchos m√°s puntos cerebrales que cuando se usa un teclado o una pantalla. Adem√°s, a diferencia del computador, la escritura a mano conecta a la persona con lo que escribe.

Seg√ļn la docente, ‚Äúesta pr√°ctica une aspectos mentales, sensoriales, motores y emocionales: al escribir a mano organizamos las ideas, coordinamos la vista con el movimiento, nos ayuda en aspectos de la postura, desarrollamos la percepci√≥n visual, agilizamos el procesamiento de la informaci√≥n, la agilidad con la que se puede escribir sin cansancio o dolor en el antebrazo‚ÄĚ.

En la charla ‚ÄúLa importancia de escribir a mano en tiempos de la virtualidad‚ÄĚ, del programa #SaludUNALContigo, la terapeuta Duarte explic√≥ que el contacto con el l√°piz, su forma, o el tipo de tinta, crea un funcionamiento cognitivo diferente, permite coordinar el c√≥digo, sincronizar movimientos y respetar l√≠mites, como m√°rgenes y renglones. Esto transmite informaci√≥n al hipot√°lamo y al hipocampo, que generan las estrategias que se usan incluso en las relaciones interpersonales.

Además, al plasmar las ideas en papel se crean interconexiones neuronales, se trabajan la emoción y la motricidad en conjunto.

‚ÄúUn estudio argentino de 2018 muestra que en ni√Īos entre 7 y 9 a√Īos existe una mayor dificultad para actividades como abotonarse, amarrarse los cordones o usar tijeras, igual que en algunos adultos j√≥venes, y esto se podr√≠a relacionar con un mayor uso de pantallas en edades m√°s tempranas‚ÄĚ, expuso la terapeuta Duarte.

Agrega que ‚Äúentre los 3 y 7 a√Īos, cuando se desarrolla el patr√≥n de escritura a mano, se recomiendan juegos en los que se estimule lo sensorial, lo cognitivo lo perceptual y lo emocional; aunque las pantallas dan agilidad en lo perceptual, se disminuye la coordinaci√≥n ojo-mano y la memoria de corto plazo‚ÄĚ.

Patrones de la praxis manual

Cuando se trabaja en la coordinaci√≥n para movimientos peque√Īos, precisos y delicados hay cuatro patrones: alcanzar, agarrar, sostener y manipular con la presi√≥n necesaria con movimientos calibrados.

El primer agarre que experimentan los ni√Īos hasta alrededor de los 3 a√Īos de edad es tomar el l√°piz apoyado en toda la palma de la mano; luego mejora y sobre los 4 a 7 a√Īos toma el l√°piz apoyado entre los dedos pulgar, √≠ndice y coraz√≥n. Un mal agarre suele ser motivo para que a alguien no le guste escribir o se canse f√°cilmente.

La t√©cnica que recomienda la profesora Duarte es sostener un objeto peque√Īo, como un bot√≥n, usando los dedos me√Īique y anular contra la palma de la mano, y con los tres libres agarrar al tiempo el l√°piz y escribir as√≠, lo que disocia el movimiento y da la t√©cnica adecuada.

M√°s razones para escribir
‚ÄúEscribir ejercita la memoria en un 64 %, se crea una conexi√≥n entre lo emocional y lo mental, mejora la creatividad, potencia la motricidad fina y el movimiento disociado, desarrolla la percepci√≥n visual, el manejo de l√≠mites y la organizaci√≥n mental y temporal‚ÄĚ se√Īala la docente.

Además se gana atención visual, se puede concentrar más tiempo en una tarea, estimula el racionamiento y la capacidad de comprensión de la información, y por otra parte escribir tranquiliza en momentos de estrés, tristeza, preocupación y ansiedad, ya que materializar los problemas en el papel ayuda a equilibrarse.