No hay excusa para no estudiar

Una vez terminan el bachillerato, e incluso, en los primeros tres semestres estudiando la carrera, el dilema sobre cómo pagar los estudios universitarios han hecho que ciento de jóvenes terminen el sueño de ser profesionales, sin embargo, ante este problema te planteamos soluciones y alternativas para no quedarte “cruzado de brazos”.

Existen becas, créditobecas, ahorros programados, seguros educativos y préstamos a corto, mediano y largo plazo para que algunos estudiantes dispongan al momento de financiar la universidad. Aquí les presentamos las opciones:

Becas
Existen diferentes maneras de financiar los estudios dentro y fuera del país. Una de ellas es obtener una beca. Las becas se otorgan como estímulo y reconocimiento a estudiantes con excelencia académica y las generan, en mayor parte, las universidades. Antes de ingresar, pregunta por este tipo de ofertas. Para los estratos 1, 2 y 3, a partir de este año pueden aplicar a las 10 mil becas de “Ser Pilo Paga”

Seguros educativos
Los seguros educativos son una de las nuevas propuestas de financiación educativa. Gracias a ellos es una aseguradora la que se ocupa de la totalidad de los pagos a futuro, por al menos cinco años o diez semestres de educación en el país o el extranjero.

Para acceder a estos seguros, se debe contratar con por lo menos seis años de anterioridad a la fecha esperada de ingreso del joven a la universidad.

Los costos del seguro suelen ser elevados, pero pueden pagarse de contado o financiarse con un crédito bancario. La gran ventaja es que no importa la variación en el valor de la carrera ni el cambio en la situación económica familiar.

Créditos
Otra forma de financiar los estudios es a través de un crédito, la entidad oficial que ofrece crédito educativo en Colombia es el Icetex. Otorga créditos para pregrado con características diferenciales, de acuerdo con la situación socioeconómica del beneficiario y la pertinencia de la formación. Este crédito tiene la finalidad de apoyar a los estudiantes de altas calidades académicas que no cuentan con los recursos económicos suficientes para financiar su ducación Superior.

Cesantías
Si usted, su padre o madre o cónyuge trabajan, las cesantías que se adquieren por mantener un vínculo laboral con la empresa, podrán retirarse parcialmente a través del fondo de cesantías que la posee. La educación superior es otra de las inversiones importantes que hacen los trabajadores a través de sus cesantías. Los retiros, por este concepto, han mostrado un ritmo ascendente en los últimos años.

Préstamos bancarios
Requerir un préstamo en una entidad bancaria no sólo supone obtener determinada cantidad de dinero que luego se debe reponer sino que, además, conlleva ciertas responsabilidades y obligaciones. La recomendaciones básicas para obtener el préstamo por medio de una entidad financiera es informarse sobre la posibilidad de pago, mantener al banco notificado, evitar fraudes y saldar las cuentas en las fechas estipuladas, entre otros.

Trabajar
Otra opción es la búsqueda de un trabajo para conseguir pagar los estudios. Hay muchas empresas que ofrecen la posibilidad de trabajar a media jornada, permitiendo una adaptación al horario de clases. Evidentemente, resta tiempo de estudio, pero obtendrás remuneración a cambio. Para tener más flexibilidad, puede hablar con familiares y amigos que dispongan de alguna empresa o negocio, de modo que te ayudarían económicamente a cambio de tu fuerza de trabajo. Un trabajo temporal durante el verano también puede ser una buena solución al problema.

Próximo Evento

Síguenos en Twitter